Gustavo E. Campa

Share:
El maestro don Gustavo Ernesto Campa nació en la ciudad de México, el 8  de septiembre de 1863.

En 1873 inició sus eestudios musicales con los maestros Juan Loreto y el prestigiado pianista don Julio Ituarte, alumno a su vez, del gran pianista don Tomás León. Posteriormente estudió armonía con don Felipe Larios; pero quien más lo guió en su carrera de compositor, fue el maestro don Melesio Morales, en el Conservatorio Nacional de Música, desde 1880 hasta 1883.

Al terminar sus estudios en el Conservatorio, tuvo el privilegio de recibir el máximo galardón que en aquel entonces otorgaba en plantel: la medalla de oro.

Cabe hacer notar que su padre, don Luís Campa, quien era profesor de grabado en la Academia de San Carlos, pretendía que fuera médico; con tal finalidad hizo sus estudios de bachillerato e ingresó a la Escuela de Medicina, sin embargo su vocación musical fue más fuerte.

Desde muy joven adoptó las formas modernas de su época y se reveló como un fuerte músico de gran disciplina que le permitió abordar las múltiples formas de la composición.

Desde antes de ocupar la cátedra de composición en el Conservatorio, se hizo notar, junto con Ricardo Castro, por sus críticas de la música italiana, cuyo principal defensor era precisamente Don Melesio Morales, su maestro. Fue entonces cuando se integro el grupo de los seis, formado por Campa, Castro, Juan Hernández Acevedo, Felipe Villanueva, Carlos J. Meneses e Ignacio Quesadas, y que cristalizó en el Instituto Musical Campa Hernández, el cual quedó instituido el 16 de noviembre de 1886, con el deseo de impartir una enseñanza moderna de la música.

En 1900 fue nombrado catedrático de Composición e Historia de la Música, en el Conservatorio Nacional de Música. La cátedra de composición la ocupó hasta el año de 1925, en que se jubiló.

En 1900 realizó su primer viaje a Europa, como delegado Mexicano al Congreso Internacional de Música, efectuado en París, y aprovecho la ocasión para dar a conocer sus propias obras, las que presentó con mucho éxito.

En 1902, a su regreso de Europa, fue nombrado Inspector General de la Enseñanza Musical en México.
Al morir en 1907 el maestro Ricardo Castro, Director del Conservatorio, el maestro Campa lo substituyó en la dirección del plantel, al mismo tiempo que siguió impartiendo su cátedra de Composición.

Como nuestro gobierno en esa época tenía el propósito de impartir ampliamente la enseñanza musical en el Conservatorio envió a Europa al maestro Campa, como lo hiciera con el maestro Castro, a estudiar las nuevas enseñanzas y para que adquiriera las obras didácticas utilizadas con el mejor éxito en el viejo mundo, las que aquí eran desconocidas.

Durante esta permanencia en Europa lo suplió en la dirección del Conservatorio el maestro don Carlos J. Meneses.

A su regreso a México, nuevamente ocupó el puesto de Director del Conservatorio Nacional de Música, de septiembre de 1909 hasta 1913.

De 1908 a 1914, el maestro Campa divulgo las ideas estéticas musicales de sus contemporáneos, en la Gaceta Musical, publicación que contribuyó enormemente a la educación musical de México.

Como fruto de su labro periodística y de sus viajes al extranjero, hizo muchas publicaciones que contenían magníficos artículos y críticas.

El maestro Gustavo E. Campa dirigió por muchos años el Canto Coral en la Escuela Normal.

Poseía un espíritu ávido de saber, lo que le hacía estar siempre superándose y ampliando su cultura musical y literaria. Su buen gusto se manifiesta en sus composiciones musicales.

Como orquestador fue magnífico, demostrando una maestría poco común en el manejo de la orquesta y gran sabiduría en el género polifónico.

Una prueba de la fama que alcanzaron sus obras en Europa y el reconocimiento de su mérito, la tenemos en las excelentes opiniones que sobre ellas dieron grandes figuras del mundo musical que, por ser verdaderas autoridades, enaltecen más aún la figura del maestro Campa. Entre ellas están el inmortal italiano José Verdi, Massenet, Pedrell, Saint-Saens y otros.

De su producción musical la obra más importante es, sin duda alguna, la ópera El rey poeta (Nezahualcoyotl), la que fue estrenada el 9 e noviembre de 1901, por la compañía italiana de Lopez Pizzorni, en el Teatro Principal, dirigida por el maestro don Carlos J. Meneses.

También se encuentra entre sus obras dignas de mención un Misa solemne; sus piezas sinfónicas Berceuce, Lamento, Marcha Antigua; una gran cantidad de piezas para piano,y  muchas canciones.

En 1925 se jubiló el maestro don Gustavo E. Campa, disfrutando de su merecida pensión que le otorgó el gobierno, en reconocimiento de su gran labor en la música.

El gran compositor y educador, modesto, inteligente y cariñoso, que fue el maestro don Gustavo E. Campa, murió en la Ciudad de México, el 9 de octubre de 1934.



No hay comentarios.